Whatever Happened, Happened

Sesión 02

Registrada por Conjurer, revisada por Nacho

Mientras el grupo de estudiantes avanza desde Newthrone hasta Elkridge, un solitario viajero les sigue los pasos. En efecto, un medio elfo elegantemente vestido y proveniente de la Universidad hace uso del círculo perteneciente a casa Orien que el grupo ha contratado previamente. El medio elfo se llama Richard Furch y lleva una rosa entre los pliegues de su armadura ligera. Consigue, con palabras corteses y educadas, contratar un muchacho llamado Nodwick para que cargue los utensilios que lleva consigo.

A la mañana siguiente, sigue el curso del río en un bote y llega a Whitecliff, donde la noticia del día es el ataque de hombres-lagarto a un grupo de forasteros que viajó anoche hasta Elkridge. Peter, un joven local, cuenta la historia del ataque, y promete no tratar más con aventureros.

El medio elfo sigue las indicaciones de Nodwick, su caletero, y caminando a plena luz de día, y por el camino alejado de las montañas, llega sin inconvenientes ni tropiezos hasta Elkridge. No tarda en descubrir que las personas que buscan se encuentran en el pueblo. Gwenn ha tenido cierto éxito con la venta de tabaco, y Denethir se mantiene en las cercanías por si hay problemas. Lyon Grado, aparentemente, mantiene cuanta distancia puede de Casstien, quien acribilla a preguntas al cantinero ‘Ebe’.

“Yo no sé ustedes”, dice Casstien una vez que todas las presentaciones han sido hechas, “pero este pueblo se está poniendo aburrido. Yo digo que vayamos directo a las montañas.”

Tras discutirlo un poco, sin embargo, el grupo decide visitar a ‘la bruja del pueblo’ primero con el objeto de adquirir pociones. No llegan a su destino, sin embargo. Al acercarse a una granja, descubren que está siendo atacada por… criaturas dracónicas aladas. Bestias de escamas rojizas y del tamaño de un caballo tratan de romper el techo de una casa y un granero.

“¡SÍ!” dice un Casstien entusiasmado “La hora de los héroes” mientras el resto del grupo saca sus armas y se preparan para combatir.

Richard, sin embargo saca la rosa que lleva en su solapa, la huele mientras dice: “El amor será mi escudo”. El efecto que esta afirmación tiene en el resto del grupo es… catastrófico. Casstien no puede contener la carcajada que le produce la frase, Gwenn trastabilla y poco falta para que caiga al suelo. Lyon se detiene en seco solo para poder ver la cara del otro medio elfo y ver si habla en serio. Pasan varios momentos antes de que el grupo vuelva en sí y empiecen el ataque.

Denethir actúa primero y avanza sobre una de las criaturas, seguido por Richard quien falla su ataque. Casstien llama torbellinos de aire que le hace volar a él y a Gwenn, acercándola a su blanco, y logrando marcar a una de las bestias. Lyon les sigue de cerca.

Hasta ese momento, las bestias no se han percatado de los aventureros tomando posiciones alrededor de ellos… pero eso cambia en lo que Denethir y Casstien logran herir al primer drake. Casstien, de hecho, conecta un golpe crítico, con lo que levanta vuelo y aterriza entre las ramas de un árbol para tratar de obtener cobertura. Richard usa ataques de distancia para atacar el flanco expuesto de las bestias.

El ataque saca a las tres bestias de su estupor, y reaccionan. Usan movilidad para atacar y alejarse constantemente. Una logra golpear a Casstien, pero las demás no parecen tener mucho éxito con el grupo. Las marcas de Denethir y Gwenn protegen efectivamente al grupo. Así mismo, Gwenn y Denethir usan poderes para mantener alejados a las bestias de los miembros más débiles del grupo, y además, mantener a los drakes cerca del suelo. Lyon asesta varios golpes eficientes, Casstien cae del árbol y, desde el piso, logra asestar un buen golpe con un ataque de trueno, matando a una bestia y alzando vuelo una vez más.

Inmediatamente, cae una segunda criatura, tras los ataques combinados de Denethir, Gwenn, Richard y Lyon. La tercera emprende una retirada, y aunque Denethir y Casstien pueden volar, la criatura es demasiado veloz. Ambos la pierden de vista casi de inmediato.


Si el ataque a la granja produjo gran temor entre los pobladores de Elkridge, un grupo de forasteros salvando el día suscita una gran conmoción. La dueña de la casa es atendida por Richard. Esta ofrece algo de comer a los héroes… hospitalidad que Richard trata de rechazar, pero que Casstien acepta muy gustoso.

“Si puede preparar un pollo…”dice tentativamente el sorcerer. “Hace tiempo que no como pollo.” Así que pollo es lo que ofrecen al party y lo que estos comen ese día. Un comentario de Casstien sobre la estructura anatómica de Lyon, sin embargo, da pie a un connato de guerra de comida. La mirada severa de Gwenn, Denethir y Richard detiene en seco esto.

Poco después, el alcalde de Elkridge, un humano en armadura llamado Mavros, ofrece una pequeña recompensa a los héroes… las últimas dos pociones de curación de ‘La Bruja’ pasan a manos de Gwenn. También consiguen mapas y planos de la zona, con los que Casstien intenta trazar rutas para corrientes de aire, y por lo tanto, rutas de vuelo. Los héroes, además, prometen hacer cuanto puedan por detener los ataques de los drakes.

La conversación no dura mucho, pues aparentemente, un segundo ataque está en progreso… un niño llega corriendo pidiendo ayuda. Dice que su padre está siendo atacado por otro drake. El grupo se apresura a seguir al niño, y encuentran, en efecto, un drake moviendo con su pata el cuerpo de un adulto. El grupo está a punto de lanzarse al ataque cuando notan que… el drake no está realmente atacando al ‘cadáver’... cadáver que, de hecho, parece respirar y no tener mayores heridas. El grupo logra calmar a la criatura y alejarla del ‘cuerpo’.

Este drake, notan, tiene una silla de montar, la cual logran quitar. También retiran dos bolsas que Lyon y Gwenn revisan. La silla lleva marcas de Khyber… el dragón inferior. El símbolo, explica Richard, representa uno de los tres dragones que crearon el mundo… este en particular, es del inframundo, es decir, el inmenso sistema de cavernas y pasadizos naturales en el subsuelo de Eberron.

Medall n khyber

Marca de Khyber, el Dragón Inferior

El drake, algo lento en sus reacciones, parece recordar algo… y alza vuelo, pero el grupo le sigue de cerca y pronto encuentran el cadáver de lo que presumen es el jinete. El cuerpo es reptiliano, pero no de un lizardfolk, sino un ‘dragonborn’, ya que se ajusta a la descripción dada por el Profesor J’onzz, criaturas legendarias de Argonnessen que tuvieron un pequeño imperio en Q’Barra mucho antes del imperio goblinoide de Khorvaire. Todos los aventureros se miran la cara, pero nadie da voz a lo que todos piensan: Esto apoya mucho a la teoría de las ruinas dracónidas en Q’Barra del profesor.

Gwenn es la primera en reaccionar, recogiendo las diversas monedas esparcidas por las inmediaciones. Las aproximadamente 48 monedas se las queda Denethir, y pasan al ‘fondo grupal’. También encuentran un mapa, con un punto marcado sobre las montañas, y varias rutas que tratan de evitar el pueblo. Casstien nota con regocijo que las rutas coinciden con las que él ya había calculado previamente.

Mapa cadaver

Mapa localizado en los restos del jinete dragonborn fallecido


Las acciones en contra de los drakes han logrado devolver algo de valentía a los pobladores. Un grupo de jóvenes han encontrado a otro drake herido, y se están preparando para rematarlo. El grupo es informado de esto por el alcalde Mavros, quien urge al grupo a persuadir a los jóvenes de desistir y volver al pueblo. El grupo encuentra a los jóvenes antes de que estos acribillen a la criatura. Richard y Casstien tratan de convencer diplomáticamente a la turba, cosa que resulta imposible. Gwenn, sin embargo, decide no gastar mucha saliva. Parándose al frente, usa un poder de área dejando inconscientes a varios linchadores.

“¡Esa es MI PRESA!” dice con cara de pocos amigos “¿Alguno de ustedes quiere intentar llegar hasta ella?” Cortados, los jovenzuelos empiezan a retirarse.

El drake, a diferencia de los otros, es inteligente; puede hablar y tiene uso de razón. El grupo trata de curarle, pero las heridas están más allá de toda curación posible. Dice que fue atacado por desobedecer las órdenes de su líder. Los drakes han evitado los poblados durante generaciones, pero un nuevo líder entre los dragonborn impulsa a los drakes a atacar a los aldeanos. El drake ‘tonto’ y el jinete lo estaban cazando a él, y terminaron por eliminarse mutuamente.

El grupo interroga al drake en sus últimos momentos. ¿Quién es el líder? ¿Dónde tiene su guarida? ¿Cuántos seguidores tiene? ¿Cómo ‘despiertan’ a los drakes para que tengan inteligencia? Todas las preguntas son respondidas a medias, pues el drake muere por sus heridas.


Con los mapas, equipos de alpinismo y la información del drake, el grupo emprende la marcha hasta las montañas. Durante varias horas, Gwenn guía al resto del grupo lo mejor que puede, pues se vuelve un hecho innegable que nadie más en el grupo está medianamente adiestrado en los conceptos más básicos del alpinismo. La misma Gwenn, apenas tiene un conocimiento adecuado de los mismos.

Sin embargo, con algo de suerte y esfuerzo, llegan a un descanso en la cara de la montaña, aproximadamente a mitad de camino hasta la cima. Casstien incita a los demás a investigar antes de proseguir. Denethir arroja un sunrod al centro de la habitación, iluminando una caverna de techo estrecho. A la luz del sunrod, algo se mueve, y sorpresivamente, un gran número de ratas de gran tamaño atacan el frente del grupo mientras que murciélagos atacan la retaguardia.

Lyon y Denethir juran y marcan y las más pequeñas de las ratas no tardan en caer muertas. Casstien logra empujar a dos murciélagos con un poder de trueno, e inmediatamente, alza vuelo para ubicarse detrás de las ratas. Gwenn aprovecha el espacio que ha dejado abierto el sorcerer para retroceder y apoyar a Richard, que ahora se enfrenta solo a un par de murciélagos enfurecidos.

Los hechizos y los golpes no tardan en eliminar a las pestes con asombrosa prontitud, y el grupo procede a investigar la caverna en mayor profundidad.


Ir al Main Page

.

Comments

Nacho

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.